Redes sociales, etc. ¿Son útiles o nos hacen perder el tiempo?

Nota: Este post lo escribí hace algún tiempo y antes de leer otras entradas interesantes como la última de El Traductor en la Sombra: Comunidades Virtuales: ¿realmente son útiles para los profesionales del sector? que defiende las redes sociales y otra presentación muy interesante que encontré de @kleinelaura: Traductor/intérprete 2.0: cómo sobrevivir en Internet y no morir en el intento que es una presentación completísima (pero que muy muy completísima de 159 diapositivas) pero que también da por hecho que las redes sociales son esenciales para el traductor.

¿Es compatible la traducción con las distracciones constantes de las aplicaciones sociales?

El otro día comentaba con una traductora que no tenía instaladas muchas aplicaciones que ella tenía como: Skype, Messenger, Facebook, Twitter, etc. porque me impide la concentración y me distrae de mi trabajo.

Esto no es nada nuevo: hará 10 años o más que existe el Messenger y nunca me ha gustado porque me distrae y no soy capaz de “multi-tasking” porque pienso que al final si se intenta abarcar demasiado no se hace lo básico. Al contrario que otras personas si me conecto a alguna red suele ser por la noche y no durante el horario laboral. De vez en cuando me conecto al Lync (es lo mismo que MSN) para enviar algún archivo o decirle algo a algún empleado/a, pero también lo apago cuando me molesta o cuando no lo uso. Trato de no estar disponible si no voy a tener tiempo / me va a interrumpir seguir las conversaciones y para no (de alguna manera) “invitar” a las conversaciones gratuitas o que no sean relevantes.

Gestión del tiempo

Resulta muy difícil gestionarse el tiempo y la concentración en una serie de tareas en medio de constantes pitidos (“plin”, “bilín”) y de ventanas que parpadean como exigiendo una contestación inmediata. Ahora el pitido es doble o triple porque además de los mensajes que llegan por Skype chat, por Facebook chat, etc. en el ordenador (sobremesa o portátil) también pitan las actualizaciones del móvil en Twitter, en Blackberry Messenger, etc., etc., etc. Todo suena o pita o interrumpe de una manera o de otra.

¿Esclavos de la tecnología?

Puede ser que nos convirtamos en esclavos de la tecnología. Estar más disponibles no es necesariamente lo mejor para nosotros o para nuestros intereses, tanto personales como profesionales. Hay que sopesar las ventajas y desventajas de estar en cada red, chat o aplicación. Puede que estar constantemente disponible te haga un esclavo que siempre tiene que responder a mensajes y no tiene tiempo para hacer “sus cosas”. Para descansar, para dormir, para trabajar o estudiar sin interrupciones…

Separar usos personales y profesionales

Aunque se diga que las redes sociales (incluso Linked In) son para “uso profesional”, acaban siendo para uso personal el 80% del tiempo. Es mentira que las redes sociales se utilicen para fines profesionales únicamente. Resulta muy difícil separar y muchos aconsejan crear dos perfiles: uno personal y uno de negocios (aunque también tener dos perfiles supone un consumo extra de tiempo). Pienso que muchos tratan de suplir su soledad con Twitter o con alguna aplicación social y no tiene nada que ver con promoción profesional. La mayor parte del tiempo las motivaciones son socialización, vanidad, etc. pero se saca más bien poco de la pertenencia a una red social profesional.

Revelar demasiada información

Puede ser contraproducente también revelar demasiada información. Leo los comentarios de mis compañeros traductores en Twitter y frecuentemente se me ponen los pelos de punta. Son comentarios que me dan una imagen nefasta de su organización del trabajo, de su ortografía, de su profesionalidad… En otros casos parece que la persona está siempre de fiesta y apenas trabaja…

Page 1 of 3 | Next page